Asistencia 
 

Tratamiento
La asistencia o prevención secundaria es aquella destinada a disminuir la prevalencia, es decir, reducir el tiempo de la presencia de enfermedad en el paciente y -como consecuencia- el daño causado en él. Consiste específicamente en su asistencia o tratamiento.

La prevención secundaria alcanza a aquellos grupos que padecen la problemática de las adicciones, HIV/SIDA o trastornos de la conducta alimentaria en sus diversos niveles y, por consiguiente, deben presentarse distintas modalidades terapéuticas.

Fundación Renacer lleva adelante diversos programas de prevención y asistencia. Los tratamientos implementados a través de diferentes tipos de terapias pretenden que los pacientes desarrollen sus potencialidades y logren concretar proyectos de vida que les permitan reinsertarse en la sociedad.

Los módulos de tratamiento que lleva adelante Fundación Renacer son:

  • Orientación: consulta informativa.
  • Admisión: diagnóstico e indicación de tratamiento.
  • Ambulatorio: tratamiento sin internación.
  • Centro de día: tratamiento con permanencia en la institución de 4 a 6 horas diarias.
  • Centro de noche: tratamiento donde el paciente pernocta en la institución. Se implementa en el caso de adicciones y/o alcohol.
  • Centro de fin de semana: tratamiento con asistencia ambulatoria semanal y permanencia del paciente durante el fin de semana en la institución. También se aplica en casos de adicciones y/o alcohol.
  • Internación: en la Comunidad Terapéutica.
  • Grupos terapéuticos de reincidencia: grupos especiales para casos de recaída.
  • Grupos terapéuticos de autoayuda: destinados a personas con problemas de alcohol y familiares de pacientes con HIV/SIDA.
  • Consejerías: grupos especiales destinados al paciente, su familia y/o el entorno social.
  • Terapia de parejas: dirigido a pacientes que están en la institución o a personas de la comunidad en general.
  • Terapia de familia: dirigido a pacientes que están en la institución o a personas de la comunidad en general.
  • Evaluación psicofísica: se realiza cuando es solicitada por el Tribunal Oral Federal.

Comunidad Terapéutica es aquella modalidad de tratamiento que prioriza la recuperación comunitaria e incluye la rehabilitación social a los efectos biológicos, psicológicos y sociales, con programas destinados a
la atención de la salud, educación básica, desarrollo valorativo, y las habilidades sociales y laborales.

Se adapta a las patologías adictivas brindando un tratamiento con diferentes fases donde el residente debe transitar un proceso que procure el crecimiento en responsabilidad y compromiso, priorizándose el
trabajo grupal por sobre el individual, sin dejar de lado el programa personalizado. Esta modalidad comprende los supuestos de comorbilidad psicosocial (OMS, documento WHO PSA/93.5).

El programa terapéutico adoptado por Fundación Renacer es el que establece la resolución conjunta N° 361 del Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación y N° 153 de Sedronar. Dichas resoluciones se basaron
en las recomendaciones DCM IV y CIE 10 del Programa de Abuso de Drogas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), de 1994, en el Comité Central de Calidad Asistencial del Estado de Nueva York (1994) y en las
recomendaciones de NIDA (National Institute on Drug Abuse).

Los residentes en Comunidad Terapéutica de Fundación Renacer participan de talleres psicoeducativos y ateneos, coordinados por una psicopedagoga, que les permite evaluar cómo van desarrollándose
intelectualmente durante su internación. También realizan seminarios escritos individuales sobre temas determinados, que les sirven para reflexionar sobre su vida en Comunidad Terapéutica. Éstos son
coordinados por el operador terapéutico o el psicólogo.

Desde 2009, los residentes cuentan con un taller de huerta, que les brinda los conocimientos sobre este oficio, que les serán de utilidad para su reinserción laboral cuando sean dados de alta, y próximamente
podrán participar de un taller de bellas artes, entre otras actividades.

Trastornos de la Conducta Alimentaria
Fundación Renacer ofrece asistencia a aquellas personas que padecen de Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA), que en general abarcan diferentes tipos de trastornos específicos y asociados, como Bulimia, Anorexia, Vigorexia, OrtorexiaObesidad, Sobrepeso, Atracón además de otros Inespecíficos


Estos trastornos son considerados desórdenes psíquicos y están acompañados de síntomas asociados al manejo inapropiado de la ingesta de comida. Generalmente se observa disfunción familiar, manifestación de alteración social y deterioro físico.

Síntomas asociados para los trastornos de bulimia y anorexia:

  • No tiene conciencia de la enfermedad.
  • Tiene un miedo intenso a la obesidad.
  • Tiene distorsionado el esquema corporal (se ven gordos a pesar de tener bajo peso).
  • Rechaza mantener el peso en nivel normal.
  • Tiene uñas frágiles.
  • Presenta caries, vértigo, debilidad, desmayos o irregularidad cardíaca.
  • Se le cae el cabello.
  • Presenta hipotensión e hipotermia.

Estos síntomas se presentan a lo largo del tiempo, cuando la enfermedad va evolucionando, motivo por el cual la bulimia y la anorexia son considerados trastornos crónicos y graves. Además, existen casos en donde la enfermedad comienza con cualquiera de los síntomas descriptos, por ejemplo, con síntomas de una anorexia y luego la persona incurre en los de bulimia. Es característico que se atraviese por  los diversos síntomas de ambas patologías.

Por eso es fundamental hacer una consulta si algunos de los síntomas mencionados se repite con frecuencia, ya que la intervención a tiempo puede salvar situaciones más complejas y de gravedad, puede salvar una vida.

Esa asistencia es brindada a través de un equipo interdisciplinario de profesionales de la salud, integrado por médicos, psicólogos, psicopedagogos, nutricionistas y terapista ocupacional.

Una característica especial que tiene este grupo terapéutico de Fundación Renacer es su transdisciplinariedad. Cada profesional trabaja desde su área con el paciente y su familia llevando el mandato del equipo. Permanentemente se realiza una supervisión del abordaje terapéutico de cada miembro. De esta
manera, el equipo no sólo planifica el trabajo y marca los objetivos terapéuticos en general sino que también hace una revisión de lo realizado por cada uno de los profesionales.

El tratamiento brindado en Fundación Renacer es ambulatorio y a largo plazo, con una rutina personalizada para cada paciente, de manera que pueda ser abordado por las diferentes especialidades del equipo terapéutico. Requiere del compromiso del paciente y de sus familiares y amigos, o del referente que cada uno da a la Institución, a los que también se ofrece terapia individual y/o familiar.

Cuando un paciente llega a la consulta (en su mayoría, adolescentes mujeres) se le aclara que el tratamiento no sólo consiste en aumentar y/o bajar de peso sino que se le brindan pautas para cambiar de hábitos y costumbres, es decir, educación alimentaria. Posteriormente se le arma un plan alimentario semanal. Para la valoración de cada paciente se tiene en cuenta el porcentaje de su masa grasa, masa muscular, peso, talla y otras medidas.

Por lo general, estos pacientes tienen sus hábitos alimentarios (entre otros sociales y familiares) muy distorsionados y -en muchos casos- el peso no está demasiado alterado. Por este motivo, el equipo terapéutico debe valorar diferentes aspectos a modificar, que posteriormente repercutirán en beneficio de su nutrición, estado clínico y peso, como la imagen corporal, el manejo y autocuidado del cuerpo, el comportamiento en los ámbitos social y familiar , roles, identidad, autonomía, toma de decisiones, entre otros aspectos.

Los factores de riesgo predisponentes para la aparición de estos trastornos pueden ser los siguientes: en el contexto sociocultural, se premia la delgadez, existen prejuicios contra la gordura y presión social sobre la mujer, la belleza y la delgadez son íconos de éxito social y se promueve el sedentarismo; en el ámbito individual, se da un bajo nivel de autoestima, una valoración sobre la apariencia y la aprobación externa, no se acepta el crecimiento y las dificultades para el  desarrollo de la autonomía; y en el ámbito familiar, no hay flexibilidad para asumir cambios propios de las etapas vitales y para modificar reglas de convivencia, se da una situación de duelo (pérdida y elaboración del proceso de la pérdida), situaciones de violencia, abuso sexual, abuso de drogas. Se trata de terrenos propios para desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria.

Por otra parte, existen factores protectores que colaboran para que no aparezcan estos trastornos de la conducta alimentaria, como el desarrollo y la promoción de valores,  actitudes y acciones comunitarias, la revisión de creencias, costumbres y  hábitos, y el desarrollo de la autoestima.


 
 

Fundación Renacer, Maipú 1949, Santa Fe, Argentina. 54 342 456 19 00
info@fundacionrenacer.org.ar - - - fundacionrenacersantafe@hotmail.com
Diseño Web- Grafica- Programacion- Publicidad - NKStudios